Alexia Putellas habla de bajar la tensión con el Barcelona | Fútbol | Deportado

Alexia Putellas habla de bajar la tensión con el Barcelona |  Fútbol |  Deportado
Alexia Putellas habla de bajar la tensión con el Barcelona |  Fútbol |  Deportado

Alexia Putellas se separa en la cúpula del Barcelona. Son los que dudan de su fútbol —»Todavía no sebe sibe rirárá su nivel», tema de los despachos—, también los que creen que la capitana no se movió de Sant Joan Despí —»Es un referente, dentro y fuera el campo”, subrayan en la Ciudad Deportiva—. También buscamos al centrocampista, los que conviven con el jugador en el día a día, sabiendo que el Barcelona sólo puede perder. “Si renueva, los que no quieren se quejarán de que cobran mucho. Y si no lo ha hecho, protestarán porque vamos al símbolo del feminino, como antaño con Messi en el lado masculino”, comenta un empleado del club. En medio de la tormenta, Queda Putellas. “Ella sólo quiere jugar y renovarse. No se quiere ir”, les dice a quienes la conocen. “Lo que es seguro”, surayan las masmas fuentes; “Por eso no quiero tocar el club”.

Cuando Alexia apareció en la plantilla de Montse Tomé para la Nations League, empujó la parrilla hacia el cielo en Barcelona. “No aguanta el alta doctora”, si se quejaron. Son cuatro meses que no juego. En la entidad azul se mostraron sorprendidos con la decisión de Putellas, aún en proceso de recuperación, luego de haberle practicado una artroscopia en la varilla iniciada el pasado 27 de diciembre. “La información que recibí el día del Levante (14 de febrero) no fue llamada. Al día siguiente apareció en la lista, así que supongo que el hombre tuvo alguna conversación. Personalmente fue una sorpresa”, explica Jonatan Giráldez, entrenador del Barça, tras el último partido del club antes del partido. “Estaban avisados ​​y no fue difícil que todo el mundo lo supiera”, responde a EL PAÍS otras fuentes. “Una falta de comunicación”, coincidieron estos jugadores, después de que Putellas se coronara campeón de la Nations League. Sí, sin jugar ni un minuto. “Esto está muy bien, súper feliz, golazo, vamos a los partidos y campeonas. Me siento bien, con ganas de jugar, eso es un poco. Ahora vete con el club y nada, disfrutar jugando que es lo que disfrutamos todos”, celebró Alexia.

Desde el club azulgrana siguieron con atención los movimientos de Putellas en España: respiraron cuando estaban lejos de la semifinal en los Países Bajos, incluso disfrutaron del corazón cuando entraron en la lista para meditar ante Francia. Al interés del 11 blues le siguió recuperarse, tornar una sensación importante y liderar el vestido y respirar el ambiente que se había perdido en convocatorias anteriores. El domingo, lunes y martes antes de la final completé el viaje con el equipo. Los datos fueron enviados a Barcelona, ​​y tuvieron buena acogida, aunque no fueron plantados en ningún momento en un correo alto, pese a haber acumulado las esperadas plazas de recuperación. Incluso si pensara en el calendario. “Alexia te sientes completamente Alexia”, anoté en este diario.

Pero Putellas vio la final desde el banquillo. No importa si juegas o no, incluso si juegas con los hilanderos y los medios muy altos. “Podríamos haberlo visto si el contexto y el partido fueran diferentes”, como mucha gente trabaja con ella. “Mejor, no tenía que arrisgar”, comenta un empleado del Barcelona. “No hay manera de subir de mejor manera”, reconoció a su entorno. El director deportivo de la RFEF, Markel Zubizarreta, insiste en que el periplo seleccionado benefició al centrocampista azulgrana. «Alexia es una persona muy importante en este grupo, es una de las capitanas, ha hecho un proceso de recuperación modelo y si va al Barça mejor que ella», explica Zubizarreta. “En el Barça tengo que tener tres días libres y en la selección entrenan todos los días”, justifica desde el entorno del futbolista.

El ruido, y mucho menos la tensión, nunca estuvo asociado con Putellas. Sin embargo, su nombre hizo que el tiempo que estuvo en la fuga, primero como símbolo del fútbol femenino trans ganara los Balones de Oro, después de que su nuevo contrato pasara a ser uno de los temas de las capitales barcelonesas. Su último contrato lo firmó en 2021, después del primer partido de Champions del Barça en Gotemburgo. Desde entonces, se ha convertido en el futbolista del Barcelona con mejor salario. Sin embargo, no hay revisión de su contrato para ganar los Balones de Oro (2021 y 2022). Periodo en el que los ingredientes del Barça femenino se disparen. En las tres últimas campañas, el Barça ha ganado 4,6 millones por cada 18, según se supone, en la presente temporada.

La primera oferta del Barcelona a Putellas fue por tres años. Pero el club ha optado por cambiar las condiciones: poca cantidad, pero menos tiempo, menos tiempo. Alexia, por ahora, no hay respuesta. “Quiero renovar y jugar, jugar y renovar. Te da la misma orden”, surayan desde el entorno de Putellas. “Le pedimos que regrese y quiere preguntar. Pero nos gustaría saber qué está dentro de los parámetros del club”, explicó el presidente italiano, Joan Laporta, en una entrevista con Rac1. La renovación está actualmente en marcha. apoyar: mientras no vuelvas, no charles con Marc Vivés, actual director deportivo de la sección femenina de Barcelona.

Después de su estancia en España, el regreso de Alexia es al caer. Y desde el club como quienes trabajan con ella son optimistas y creen que Putellas podrá reaparecer ante el Athletic en la semifinal de la Copa de la Reina (7 de marzo). Aunque mucho, el jugador sólo quiere pensar en fútbol. Al final de la sombra que se ha alzado esta semana encima está lleno de confianza en sí mismo. Tengo muchas ganas de jugar. Después de la tormenta llega la calma. Alexia sólo quiere tener la tranquilidad de poder comer tacos en el suelo del túnel de la ropa.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_